8.12.2008

Ivan Vergara. 06:08 hrs.

06:08 hrs.

a mis abuelos

Aquella mañana se abre la tumba
que compartiría lecho conmigo,
libera gusanos e hijos de gusanos
y larvas e hijas de larvas.
Un licor a vivo descompuesto
riega la tierra
y cae borracha
y se fermenta
y no se enamora
y acepta ser madre
-a fuerzas-.
Aquella mañana se abre la tumba
que recibiría mis restos
a no ser que ya no esté en ellos,
que haya abandonado
-cobarde-
los restos de mi carne
y sea otro y sea el mismo,
a no ser que huela extraño
y no extrañe lo vivo y lo resplandeciente
y aquello que despierte como si nada
cuando sea verdad
que ya todo ha ocurrido.

Y es cierto, se abre esa tumba que no es tumba
y no estamos ahí,
nos entierran juntos, semicompletos
en un relato firmado por mi
antes de nacido,
y es cierto, que me acerco a esa imagen
desde esta alcoba rodeada de llantos
que no se dedican a mi
sino a mi abuelo
que es enterrado por la tarde
en aquel monte de cruces que son todas
las cruces cuando ya no quedan vivos.

Y es cierto que camino en la comitiva
escoltando este cuerpo que me ha traído
desde un sueño de alcoba
que me tenía mejor vivo.
Aquella mañana enterré mi cuerpo
disfrazado de mi pariente más querido
y no lo notan, no se esfuerzan,
todas las coronas son Leopoldo Magaña
y ninguna Ivan Vergara,
presido mi sueño y en
cada sombrero de fieltro me siento
aureola, y en cada niño me siento ángel
de fábula, y en cada beso robado al cuerpo
frío me estremezco y todos los abrazos que
me otorgan me obligan a despertar, a
mirarme al espejo para decir que no, que no
soy aquel del féretro, que no son mis manos
las que levantan la cúpula y salen volando con
campanas de fondo, que el atrio no es un
rezo a nosotros, que somos pareja y que
esta noche somos esposos, que el vientre
tuyo se convirtió en cueva de vida, que no
es cierto, que no crece Polo en ti,
que es un sueño de reflejo el que distrae
la comitiva y los hace voltear,
que lo que veo es mi barba disminuida,
una navaja en filo y un respiro cortado
que sale de tu boca, que es la
primer palabra de tu vientre, que me llama
el sueño.
Aquella mañana termina con una oración
y lo que descansa en paz, como nunca lo ha
hecho, son nuestros cuerpos, exhaustos, gloriosos,
inquietos por el desvelo y el rígido despertar.
Inquietos abrimos los ojos
y nos miramos
sabiendo que no lo sabremos.

Abrimos las puertas,
construimos futuros cementerios.
Share:

Amanecer

Amanecer de sal o de soles,
no hay diferencia si no salvo al mar de sí mismo,
de su condición deudora de catástrofes,
de su cuerpo árido, constancia de sed infitina.

Amanecer de sal con el viento en las espaldas,
amanecer de sol con la casa por los cielos,
fluyendo hacía sí mismos.
Entonces fallan, se destrozan.

Sólo pueden salvarse de sí mismos
si aceptan perderlo todo
y habiten en la derrota
como la muerte habita el sueño.
Share:

Entrada

Lavado en las cerraduras de tu cuerpo
Todo era sencillo
Como un clavel
Como una muerte pequeña
Share:

Un poema del Poeta Pluscuamperfecto 3

Vuelo lento

a Manuel Porta
a Los Seis.

vuelo lento y la cabeza es el cielo,
me arranca un estruendo y levanto los pies
¿es acaso la mañana un retrato inmóvil?
¿es que ellevo el tiempo a cuestas y miente?

vuelo alto y siento la molécula que soy
desvanecer todo lo sólido de la vida
mientras los atardeceres esperan para siempre
¿es mi madre quien llama en línea seca?
¿qué patria dice lo que fui y lo que soy?

vuelo al altar y me conducen en brazos,
pendones cuelgan de mi como cuelgo en vuelo,
es aquí donde pauso la vida y el carrete arde
es aquí donde recuerda a la futura viuda
al futuro huérfano que fui ¿qué sera
de mi, si vivo en el aire como átomo?
¿qué palabra define mi expansión lenta?
¿qué tengo que pisar para ser polvo?
¿qué tengo que firmar para ser cósmico?

vuelo lento y mi cuerpo es Dios.


Poeta Pluscuamperfecto 3
Share:

8.12.2008

Ivan Vergara. 06:08 hrs.

06:08 hrs.

a mis abuelos

Aquella mañana se abre la tumba
que compartiría lecho conmigo,
libera gusanos e hijos de gusanos
y larvas e hijas de larvas.
Un licor a vivo descompuesto
riega la tierra
y cae borracha
y se fermenta
y no se enamora
y acepta ser madre
-a fuerzas-.
Aquella mañana se abre la tumba
que recibiría mis restos
a no ser que ya no esté en ellos,
que haya abandonado
-cobarde-
los restos de mi carne
y sea otro y sea el mismo,
a no ser que huela extraño
y no extrañe lo vivo y lo resplandeciente
y aquello que despierte como si nada
cuando sea verdad
que ya todo ha ocurrido.

Y es cierto, se abre esa tumba que no es tumba
y no estamos ahí,
nos entierran juntos, semicompletos
en un relato firmado por mi
antes de nacido,
y es cierto, que me acerco a esa imagen
desde esta alcoba rodeada de llantos
que no se dedican a mi
sino a mi abuelo
que es enterrado por la tarde
en aquel monte de cruces que son todas
las cruces cuando ya no quedan vivos.

Y es cierto que camino en la comitiva
escoltando este cuerpo que me ha traído
desde un sueño de alcoba
que me tenía mejor vivo.
Aquella mañana enterré mi cuerpo
disfrazado de mi pariente más querido
y no lo notan, no se esfuerzan,
todas las coronas son Leopoldo Magaña
y ninguna Ivan Vergara,
presido mi sueño y en
cada sombrero de fieltro me siento
aureola, y en cada niño me siento ángel
de fábula, y en cada beso robado al cuerpo
frío me estremezco y todos los abrazos que
me otorgan me obligan a despertar, a
mirarme al espejo para decir que no, que no
soy aquel del féretro, que no son mis manos
las que levantan la cúpula y salen volando con
campanas de fondo, que el atrio no es un
rezo a nosotros, que somos pareja y que
esta noche somos esposos, que el vientre
tuyo se convirtió en cueva de vida, que no
es cierto, que no crece Polo en ti,
que es un sueño de reflejo el que distrae
la comitiva y los hace voltear,
que lo que veo es mi barba disminuida,
una navaja en filo y un respiro cortado
que sale de tu boca, que es la
primer palabra de tu vientre, que me llama
el sueño.
Aquella mañana termina con una oración
y lo que descansa en paz, como nunca lo ha
hecho, son nuestros cuerpos, exhaustos, gloriosos,
inquietos por el desvelo y el rígido despertar.
Inquietos abrimos los ojos
y nos miramos
sabiendo que no lo sabremos.

Abrimos las puertas,
construimos futuros cementerios.

Amanecer

Amanecer de sal o de soles,
no hay diferencia si no salvo al mar de sí mismo,
de su condición deudora de catástrofes,
de su cuerpo árido, constancia de sed infitina.

Amanecer de sal con el viento en las espaldas,
amanecer de sol con la casa por los cielos,
fluyendo hacía sí mismos.
Entonces fallan, se destrozan.

Sólo pueden salvarse de sí mismos
si aceptan perderlo todo
y habiten en la derrota
como la muerte habita el sueño.

Entrada

Lavado en las cerraduras de tu cuerpo
Todo era sencillo
Como un clavel
Como una muerte pequeña

Un poema del Poeta Pluscuamperfecto 3

Vuelo lento

a Manuel Porta
a Los Seis.

vuelo lento y la cabeza es el cielo,
me arranca un estruendo y levanto los pies
¿es acaso la mañana un retrato inmóvil?
¿es que ellevo el tiempo a cuestas y miente?

vuelo alto y siento la molécula que soy
desvanecer todo lo sólido de la vida
mientras los atardeceres esperan para siempre
¿es mi madre quien llama en línea seca?
¿qué patria dice lo que fui y lo que soy?

vuelo al altar y me conducen en brazos,
pendones cuelgan de mi como cuelgo en vuelo,
es aquí donde pauso la vida y el carrete arde
es aquí donde recuerda a la futura viuda
al futuro huérfano que fui ¿qué sera
de mi, si vivo en el aire como átomo?
¿qué palabra define mi expansión lenta?
¿qué tengo que pisar para ser polvo?
¿qué tengo que firmar para ser cósmico?

vuelo lento y mi cuerpo es Dios.


Poeta Pluscuamperfecto 3

Patreon

Patreon
Crowdfunding

Recibe La Firma del Caracol

Why We O!

Era Hombre Era Mito Era Bestia

Era Hombre Era Mito Era Bestia
Nuevo Poemario, ya a la venta!

Gabinete Salvaje

Gabinete Salvaje
7ª Temporada

Contemporáneos

Contemporáneos
2ª Temporada - Sevilla

RCA / Recital Chilango Andaluz

Tienda Ultramarina

Tienda Ultramarina
Todos los títulos de nuestra editorial y más.

Blog Archive

Appu Fav´s Spotify

Appu Poemario en Descarga Gratuita

Entradas populares

Blog Archive

Páginas vistas en total