12.04.2009

Bernardo Santos Ramos


Buscando información en la red sobre los poetas con lo que compartiré mesa el día sábado, llego al cuarto poeta de la lista: Bernardo Santos Ramos, nacido en Soria en 1962. La casa comienza a caerse en pedazos.

Tengo la urgencia de compartir poemas que he ido compilando por la red de él, anexo las referencias para no suscitar ningún problema.

Comparto la obra de este poeta por un impulso insano, quizá similar al momento en que me acerqué a Julio Marzán, o ultimamente a Sharon Olds (gracias Neorrabioso!)

Tendré el gusto de compartir mesa de lectura con él durante la jornada inaugural de Voces del Extremo.

Poemas:

PROHIBICIÓN DEL TABACO (I)

Cita: "A todos los que la presente vieren y entendieren. Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley.
JUNA CARLOS REY
LEY 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo."

Jalar del fino celofán, romper la plata.
Unos toques seguros, contundentes
en el extremo opuesto del desgarro
y aparece el fruto del placer, la miel desentrañada.
Un instante después la llama de luz y calor sobre su polo
es el inicio de un mundo volátil de ínfimos mirones
que entran por mi boca y me socavan.

Para mí, activista ardiente contra las empresas tabaqueras,
educador para la salud de todos los pulmones,
enemigo de tumores, bronquitis y enfisemas,
vigilante de leyes prohibitorias y seguidor de políticas correctas
en cuanto a humos se refiere,
fumar esporádicamente, con conciencia,
a pleno pulmón,
me hace sentir como un dios omnipotente.

Pues sólo un dios se contradice sin castigo,
Pues sólo un dios viola los consensos libremente.

De "Con el paso cambiado" (Padilla Libros. Sevilla, 2006)
Poema encontrado en: http://blogs.larioja.com/pequena/2006/8/12/un-poema-bernardo-santos


VINUESA 1

Perderse entre los pinos. Subir a lo más alto para encontrar los huecos infinitos y oír a los átomos por las agujas verdes. Sentir la tensión de aquel músculo olvidado cuando aprieta el repecho. Respirar hondo para meter al mundo en las costillas. Hacer crujir la ramas secas con las botas viejas. Mirar la montaña y predisponer el corazón a la llanura.

Hacer resonar en el fondo de la caja torácica una oración, una alabanza a la belleza, una petición de la justicia. Ver el haz atravesar la espesura. Parar y beber un chorro de agua clara. Saludar a las cumbres desde la humildad humana. Tener un pensamiento para los que están lejos; para los cuerpos que habitan sólo en el deseo.

Y por encima de todo regresar. Volver a ver los prados, las cercas, los aperos olvidados contra el muro. Reconocer la carretera con su puente. Regresar sobre todas las cosas. Sentir que pisamos la calle, los escalones de la casa. Reconocer que el mundo gira, a pesar de todo, que hay una dimensión humana de las cosas. Entrar de nuevo a la faena, ponerse manos a la obra.

Del libro inédito “Vinuesa, Zahara y otros lugares”


***

dos negruras no hacen una luz
como dos no suman uno
si uno se empeña en no sumar
si uno es carne de membrillo en la casa de empeño

por más que se empeñen
padres, maestros, jueces, policías,
predicadores, gurús, los telediarios

por más que se empeñen
cuberterías de plata, y manteles de hilo

por más empeño que quepa en una mano
avariciosamente hacia ti
hay empeños congelados
ciega
yerta
pétrea mano que hoy no es eficaz

dos negruras no hacen una luz
y dos jirones no hacen drama
de la vacuidad de corazón
del despojo de flor

ni aunque se empeñe toda la escuela de Boston

Del libro inédito “Steady cam”



BIOGRAFÍA, POR DECIR ALGO

En medio de mi alrededor, fui voyeur,
lector, copista de bellas biografías,
espectador y hagiógrafo de la libertad que me falta.
Cronista y relator, compilé los besos y los versos de los otros,
los viajes y las risas de otros,
las noches y los días de otros,
los deseos y los sueños míos.

Como un filatélico guardé el placer ajeno en mi álbum triste,
desde la barrera, desde la sala de doblaje.
Bibliotecario y farmacéutico,
clasifiqué el tiempo y el espacio en que otros se movían;
en las orgías siempre estuve en la intendencia,
en los días en que se hace la historia, miré bien para contarlo.
Ni autor, ni director, ni actor, ni siquiera personaje,
me situé en el patio de butacas.
El río de Heráclito lo he visto desde el puente.

No confieso que he vivido, ni estuve a la sombra del ángel.
Tampoco perdí arboleda alguna,
pues del páramo salí camino de la estepa.

Del libro “Con el paso cambiado”
Extraído del blog: http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com/2007/01/bernardo-santos-ramos.html
Share:

0 comentarios:

12.04.2009

Bernardo Santos Ramos


Buscando información en la red sobre los poetas con lo que compartiré mesa el día sábado, llego al cuarto poeta de la lista: Bernardo Santos Ramos, nacido en Soria en 1962. La casa comienza a caerse en pedazos.

Tengo la urgencia de compartir poemas que he ido compilando por la red de él, anexo las referencias para no suscitar ningún problema.

Comparto la obra de este poeta por un impulso insano, quizá similar al momento en que me acerqué a Julio Marzán, o ultimamente a Sharon Olds (gracias Neorrabioso!)

Tendré el gusto de compartir mesa de lectura con él durante la jornada inaugural de Voces del Extremo.

Poemas:

PROHIBICIÓN DEL TABACO (I)

Cita: "A todos los que la presente vieren y entendieren. Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley.
JUNA CARLOS REY
LEY 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo."

Jalar del fino celofán, romper la plata.
Unos toques seguros, contundentes
en el extremo opuesto del desgarro
y aparece el fruto del placer, la miel desentrañada.
Un instante después la llama de luz y calor sobre su polo
es el inicio de un mundo volátil de ínfimos mirones
que entran por mi boca y me socavan.

Para mí, activista ardiente contra las empresas tabaqueras,
educador para la salud de todos los pulmones,
enemigo de tumores, bronquitis y enfisemas,
vigilante de leyes prohibitorias y seguidor de políticas correctas
en cuanto a humos se refiere,
fumar esporádicamente, con conciencia,
a pleno pulmón,
me hace sentir como un dios omnipotente.

Pues sólo un dios se contradice sin castigo,
Pues sólo un dios viola los consensos libremente.

De "Con el paso cambiado" (Padilla Libros. Sevilla, 2006)
Poema encontrado en: http://blogs.larioja.com/pequena/2006/8/12/un-poema-bernardo-santos


VINUESA 1

Perderse entre los pinos. Subir a lo más alto para encontrar los huecos infinitos y oír a los átomos por las agujas verdes. Sentir la tensión de aquel músculo olvidado cuando aprieta el repecho. Respirar hondo para meter al mundo en las costillas. Hacer crujir la ramas secas con las botas viejas. Mirar la montaña y predisponer el corazón a la llanura.

Hacer resonar en el fondo de la caja torácica una oración, una alabanza a la belleza, una petición de la justicia. Ver el haz atravesar la espesura. Parar y beber un chorro de agua clara. Saludar a las cumbres desde la humildad humana. Tener un pensamiento para los que están lejos; para los cuerpos que habitan sólo en el deseo.

Y por encima de todo regresar. Volver a ver los prados, las cercas, los aperos olvidados contra el muro. Reconocer la carretera con su puente. Regresar sobre todas las cosas. Sentir que pisamos la calle, los escalones de la casa. Reconocer que el mundo gira, a pesar de todo, que hay una dimensión humana de las cosas. Entrar de nuevo a la faena, ponerse manos a la obra.

Del libro inédito “Vinuesa, Zahara y otros lugares”


***

dos negruras no hacen una luz
como dos no suman uno
si uno se empeña en no sumar
si uno es carne de membrillo en la casa de empeño

por más que se empeñen
padres, maestros, jueces, policías,
predicadores, gurús, los telediarios

por más que se empeñen
cuberterías de plata, y manteles de hilo

por más empeño que quepa en una mano
avariciosamente hacia ti
hay empeños congelados
ciega
yerta
pétrea mano que hoy no es eficaz

dos negruras no hacen una luz
y dos jirones no hacen drama
de la vacuidad de corazón
del despojo de flor

ni aunque se empeñe toda la escuela de Boston

Del libro inédito “Steady cam”



BIOGRAFÍA, POR DECIR ALGO

En medio de mi alrededor, fui voyeur,
lector, copista de bellas biografías,
espectador y hagiógrafo de la libertad que me falta.
Cronista y relator, compilé los besos y los versos de los otros,
los viajes y las risas de otros,
las noches y los días de otros,
los deseos y los sueños míos.

Como un filatélico guardé el placer ajeno en mi álbum triste,
desde la barrera, desde la sala de doblaje.
Bibliotecario y farmacéutico,
clasifiqué el tiempo y el espacio en que otros se movían;
en las orgías siempre estuve en la intendencia,
en los días en que se hace la historia, miré bien para contarlo.
Ni autor, ni director, ni actor, ni siquiera personaje,
me situé en el patio de butacas.
El río de Heráclito lo he visto desde el puente.

No confieso que he vivido, ni estuve a la sombra del ángel.
Tampoco perdí arboleda alguna,
pues del páramo salí camino de la estepa.

Del libro “Con el paso cambiado”
Extraído del blog: http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com/2007/01/bernardo-santos-ramos.html

No hay comentarios:

Patreon

Patreon
Crowdfunding

Recibe La Firma del Caracol

Why We O!

Era Hombre Era Mito Era Bestia

Era Hombre Era Mito Era Bestia
Nuevo Poemario, ya a la venta!

Gabinete Salvaje

Gabinete Salvaje
7ª Temporada

Contemporáneos

Contemporáneos
2ª Temporada - Sevilla

RCA / Recital Chilango Andaluz

Tienda Ultramarina

Tienda Ultramarina
Todos los títulos de nuestra editorial y más.

Blog Archive

Appu Fav´s Spotify

Appu Poemario en Descarga Gratuita

Entradas populares

Blog Archive

Páginas vistas en total