1.14.2009

MASCApalabras. Entrega 413

El 12 de enero del 2008 salí temprano de Sevilla con rumbo a Córdoba, Antonio G. Villarán, Nuria Mezquita, Jesús Vega y Ana Arcas fueron los compañeros de viaje. Paramos a mitad de camino, en la estación de servicio que está pasando Écija, y en la cual cada que cruzo por ella, regreso a aquella mañana en la que recorríamos la carretera para presentar la antología "Recital Chilango Andaluz 2006", una empresa que me resultaba del todo extraña y ajena, como si no fuese mi libro del que se hablaría y presentaría ante la sociedad, o que fuera precisamente ese el motivo para que esos cinco agitadores viajaran una mañana fría de sábado, en un fin de semana, para visitar una librería de una ciudad a unos 125km de distancia y no otra cosa.

Nos esperaba ya la gente de la librería, el trato de ellos fue grato, amable y correcto, no tengo quejas de ello. Encontré ese día a algunos amigos más, a mi familia que desde hace casi cinco años viven en Córdoba, aunque unos vayan y vengan de México constantemente, algunos invitados esporádicos y finalmente algunos personajes más que habían asistido a la presentación. Seré sincero: a quien esperaba ver era a
Alejandra Vanessa, quien muy amablemente accedió para presentar conmigo la antología, ella había estado en el primer recital, de hecho, inaugurando el evento en el Bar Bahía (algunas fotos, aquí).

Al llegar hablamos con la prisa de quienes tienen un evento por delante y a punto de comenzar, tuvimos tiempo para darnos algún saludo, intercambiar una charla breve y entonces, como llega cualquier imprevisto, recibe una llamada por teléfono. Al colgar, pude notar en ella una tensión que apareció desde el instante que hablaba por teléfono, ese tipo de gesto que nos aferra el rostro cuando algo pincha fuertemente, cuando llegan noticias inesperadas y que necesariamente tienen mucho porqué doler.

Aquella mañana recibí deboca de
Alejandra la noticia de que esa misma noche había fallecido el poeta Ángel González, poeta nacido en Oviedo, Asturias, en 1925 y que me ha otorgado algunos de los mejores versos que pueda recordar. Aquella mañana moría uno de los grandes poetas de España del siglo XX, y nosotros, chiquillos, jugábamos a presentar una antología de poetas jóvenes. No sé porque entonces algunas cosas que percibía alrededor me parecieron tan absurdas.

El envío de MASCApalabras que he recibido esta mañana, contiene precisamente algunos versos de Ángel González. A un año de su muerte le recuerdo con la admiración del lector que encuentra a un maestro en sus versos, su vida y obra. Dejémos que él se comparta a través de esos poemas que crecieron entre una España dolida, pero que nunca supo olvidar el valor de la ironía, la amistad, de la esperanza.

LA VIDA EN JUEGO

Donde pongo la vida pongo el fuego
de mi pasión volcada y sin salida.

Donde tengo el amor, toco la herida.

Donde pongo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego
vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.

Perdida la de ayer, la de hoy perdida,
no me doy por vencido, y sigo, y juego
lo que me queda: un resto de esperanza.

Al siempre va. Mantengo mi postura.

Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor, la primavera avanza.

(Ángel González)
MASCApalabras extraída de http://www.mascapalabras.info/
Share:

0 comentarios:

1.14.2009

MASCApalabras. Entrega 413

El 12 de enero del 2008 salí temprano de Sevilla con rumbo a Córdoba, Antonio G. Villarán, Nuria Mezquita, Jesús Vega y Ana Arcas fueron los compañeros de viaje. Paramos a mitad de camino, en la estación de servicio que está pasando Écija, y en la cual cada que cruzo por ella, regreso a aquella mañana en la que recorríamos la carretera para presentar la antología "Recital Chilango Andaluz 2006", una empresa que me resultaba del todo extraña y ajena, como si no fuese mi libro del que se hablaría y presentaría ante la sociedad, o que fuera precisamente ese el motivo para que esos cinco agitadores viajaran una mañana fría de sábado, en un fin de semana, para visitar una librería de una ciudad a unos 125km de distancia y no otra cosa.

Nos esperaba ya la gente de la librería, el trato de ellos fue grato, amable y correcto, no tengo quejas de ello. Encontré ese día a algunos amigos más, a mi familia que desde hace casi cinco años viven en Córdoba, aunque unos vayan y vengan de México constantemente, algunos invitados esporádicos y finalmente algunos personajes más que habían asistido a la presentación. Seré sincero: a quien esperaba ver era a
Alejandra Vanessa, quien muy amablemente accedió para presentar conmigo la antología, ella había estado en el primer recital, de hecho, inaugurando el evento en el Bar Bahía (algunas fotos, aquí).

Al llegar hablamos con la prisa de quienes tienen un evento por delante y a punto de comenzar, tuvimos tiempo para darnos algún saludo, intercambiar una charla breve y entonces, como llega cualquier imprevisto, recibe una llamada por teléfono. Al colgar, pude notar en ella una tensión que apareció desde el instante que hablaba por teléfono, ese tipo de gesto que nos aferra el rostro cuando algo pincha fuertemente, cuando llegan noticias inesperadas y que necesariamente tienen mucho porqué doler.

Aquella mañana recibí deboca de
Alejandra la noticia de que esa misma noche había fallecido el poeta Ángel González, poeta nacido en Oviedo, Asturias, en 1925 y que me ha otorgado algunos de los mejores versos que pueda recordar. Aquella mañana moría uno de los grandes poetas de España del siglo XX, y nosotros, chiquillos, jugábamos a presentar una antología de poetas jóvenes. No sé porque entonces algunas cosas que percibía alrededor me parecieron tan absurdas.

El envío de MASCApalabras que he recibido esta mañana, contiene precisamente algunos versos de Ángel González. A un año de su muerte le recuerdo con la admiración del lector que encuentra a un maestro en sus versos, su vida y obra. Dejémos que él se comparta a través de esos poemas que crecieron entre una España dolida, pero que nunca supo olvidar el valor de la ironía, la amistad, de la esperanza.

LA VIDA EN JUEGO

Donde pongo la vida pongo el fuego
de mi pasión volcada y sin salida.

Donde tengo el amor, toco la herida.

Donde pongo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego
vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.

Perdida la de ayer, la de hoy perdida,
no me doy por vencido, y sigo, y juego
lo que me queda: un resto de esperanza.

Al siempre va. Mantengo mi postura.

Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor, la primavera avanza.

(Ángel González)
MASCApalabras extraída de http://www.mascapalabras.info/

No hay comentarios:

Patreon

Patreon
Crowdfunding

Recibe La Firma del Caracol

Why We O!

Era Hombre Era Mito Era Bestia

Era Hombre Era Mito Era Bestia
Nuevo Poemario, ya a la venta!

Gabinete Salvaje

Gabinete Salvaje
7ª Temporada

Contemporáneos

Contemporáneos
2ª Temporada - Sevilla

RCA / Recital Chilango Andaluz

Tienda Ultramarina

Tienda Ultramarina
Todos los títulos de nuestra editorial y más.

Blog Archive

Appu Fav´s Spotify

Appu Poemario en Descarga Gratuita

Entradas populares

Blog Archive

Páginas vistas en total