1.12.2009

Mañana en Sala OBBIO


Una semana antes de comenzar el RCA 08, dimos un concierto en la Sala OBBIO, se inauguraba aquella noche el ciclo de música “Indiferente”, ciclo de conciertos por los cuales pasaron Hiroshima atomic garden, Salieri, Microondas, Blackanova, Ricardo, Montevideo, Las Buenas noches, entre otros.


Se puede decir que ese concierto sirvió para presentar la segunda maqueta: El fuego en casa, misma que acabábamos de grabar días antes, contando con Raúl Pérez como productor y hombre multiusos del cual siempre tengo las mejores palabras que ofrecerle.


El concierto lo compartimos con Microondas, banda en la cual milita Fran, un conocido de hace ya algún tiempo y al cual tuve el gusto de conocer cuando Cristóbal me invitó a hacer un casting para la banda de Viriato y en la cual Fran ejercía los mandos guerreros de la guitarra estruendo. Ahora no recuerdo el nombre de esa agrupación, pero aquella experiencia trae buenos recuerdos y me gustaría ser puntual en algo: la casa de Fran es cojonuda, está fuera de Sevilla, en Alcalá, y el ambiente de aquel recinto fue un imán, de hecho, en algún momento me aventuraré a esas tierras inhóspitas para hacer una parada obligatoria con Fran, charlar con él, vencerle en el Guitar hero, palomear.


Una semana para empezar el RCA 08, no encontramos una mejor fecha para dar un concierto. Lo que se escuchaba en cada murmullo, de parte de los miembros de la banda, apuntaba a un recio nerviosismo, un desconcierto por saber el resultado, dudas y más dudas que recaían en lo que daríamos en vivo, hasta dónde podríamos llevar los nuevos temas y que tan buen recibimiento tendrían.



En el público no faltó Iram Martínez, quien tomó las fotos que publico esta tarde, Sandra Carvajal, los amigos de Microondas, y una visita inesperada y amplia. Caigo en ello. Esa noche no me despreocupé de todo, realmente tuve presente a mi amigo Oauil y a Amanda, antiguos compañeros de piso en mi etapa de los Remedios. Con quienes pasé excelsas noches tirados en el sofá, consumiendo TV, cerveza y hachís. Pero más, mucho más son los motivos por los que les recuerdo, más las razones por las cuales les echo de menos.






Y sucedió. Después de pensar en lo mal que podríamos sonar, de bromear hasta el hartazgo (utilizando la palabra hartazgo hasta el hartazgo, gracias E. U.) y de finalmente dejar que nos importara lo que sucediera arriba del escenario, salimos a tocar, a dejar cincuenta minutos de nosotros en el escenario, compartir y recibir, mirarnos y saber, sentir, que estábamos disfrutando el concierto, que no importaba sucediera algo más.




Aquella noche terminamos agotados, el concierto fue la cúspide, pero la noche terminó hasta muy altas horas de la noche, Cristóbal, Alejandro Masferrer y yo, caminando desde Plaza de Armas hasta la Alameda de Hércules, cruzando ciegos la Plaza del Duque, perdidos, al menos yo francamente perdido, en el exceso, el sentimiento de haber tenido una buena noche, que nos esperaba el concierto con The Ladybug transistor, de saber que algo funcionaba, finalmente.


Posted by Picasa
Share:

0 comentarios:

1.12.2009

Mañana en Sala OBBIO


Una semana antes de comenzar el RCA 08, dimos un concierto en la Sala OBBIO, se inauguraba aquella noche el ciclo de música “Indiferente”, ciclo de conciertos por los cuales pasaron Hiroshima atomic garden, Salieri, Microondas, Blackanova, Ricardo, Montevideo, Las Buenas noches, entre otros.


Se puede decir que ese concierto sirvió para presentar la segunda maqueta: El fuego en casa, misma que acabábamos de grabar días antes, contando con Raúl Pérez como productor y hombre multiusos del cual siempre tengo las mejores palabras que ofrecerle.


El concierto lo compartimos con Microondas, banda en la cual milita Fran, un conocido de hace ya algún tiempo y al cual tuve el gusto de conocer cuando Cristóbal me invitó a hacer un casting para la banda de Viriato y en la cual Fran ejercía los mandos guerreros de la guitarra estruendo. Ahora no recuerdo el nombre de esa agrupación, pero aquella experiencia trae buenos recuerdos y me gustaría ser puntual en algo: la casa de Fran es cojonuda, está fuera de Sevilla, en Alcalá, y el ambiente de aquel recinto fue un imán, de hecho, en algún momento me aventuraré a esas tierras inhóspitas para hacer una parada obligatoria con Fran, charlar con él, vencerle en el Guitar hero, palomear.


Una semana para empezar el RCA 08, no encontramos una mejor fecha para dar un concierto. Lo que se escuchaba en cada murmullo, de parte de los miembros de la banda, apuntaba a un recio nerviosismo, un desconcierto por saber el resultado, dudas y más dudas que recaían en lo que daríamos en vivo, hasta dónde podríamos llevar los nuevos temas y que tan buen recibimiento tendrían.



En el público no faltó Iram Martínez, quien tomó las fotos que publico esta tarde, Sandra Carvajal, los amigos de Microondas, y una visita inesperada y amplia. Caigo en ello. Esa noche no me despreocupé de todo, realmente tuve presente a mi amigo Oauil y a Amanda, antiguos compañeros de piso en mi etapa de los Remedios. Con quienes pasé excelsas noches tirados en el sofá, consumiendo TV, cerveza y hachís. Pero más, mucho más son los motivos por los que les recuerdo, más las razones por las cuales les echo de menos.






Y sucedió. Después de pensar en lo mal que podríamos sonar, de bromear hasta el hartazgo (utilizando la palabra hartazgo hasta el hartazgo, gracias E. U.) y de finalmente dejar que nos importara lo que sucediera arriba del escenario, salimos a tocar, a dejar cincuenta minutos de nosotros en el escenario, compartir y recibir, mirarnos y saber, sentir, que estábamos disfrutando el concierto, que no importaba sucediera algo más.




Aquella noche terminamos agotados, el concierto fue la cúspide, pero la noche terminó hasta muy altas horas de la noche, Cristóbal, Alejandro Masferrer y yo, caminando desde Plaza de Armas hasta la Alameda de Hércules, cruzando ciegos la Plaza del Duque, perdidos, al menos yo francamente perdido, en el exceso, el sentimiento de haber tenido una buena noche, que nos esperaba el concierto con The Ladybug transistor, de saber que algo funcionaba, finalmente.


Posted by Picasa

No hay comentarios:

Patreon

Patreon
Crowdfunding

Recibe La Firma del Caracol

Why We O!

Era Hombre Era Mito Era Bestia

Era Hombre Era Mito Era Bestia
Nuevo Poemario, ya a la venta!

Gabinete Salvaje

Gabinete Salvaje
7ª Temporada

Contemporáneos

Contemporáneos
2ª Temporada - Sevilla

RCA / Recital Chilango Andaluz

Tienda Ultramarina

Tienda Ultramarina
Todos los títulos de nuestra editorial y más.

Blog Archive

Appu Fav´s Spotify

Appu Poemario en Descarga Gratuita

Entradas populares

Blog Archive

Páginas vistas en total