5.17.2012

Crónica: Julio de la Rosa en Nocturama 2011


Julio de la Rosa en Nocturama

07.09.2011 | Crónicas | Iván Vergara
  • Facebook
  •  
  • Twitter
  •  
  • Meneame
  •  
  • Digg
  •  
  • Google Bookmarks
  •  
  • Tumblr
  •  
  • email
  • Share
Iván Vergara / Fotos: Iram Martínez. Desde hace algunos días, después de haber presenciado el concierto del jerezano Julio de la Rosa, comenzaron a aparecer frases por diversas redes sociales del tipo: ‘el mejor concierto del Nocturama’, ‘un placer ver tu concierto en Nocturama’, ‘embobada me tuviste anoche’, ‘el mejor (y más largo, ole) de Nocturama 2011’ en apariencia podrían parece halagos de fans que asisten a una presentación más de su autor favorito, pero cuando se realiza una breve búsqueda, no tiene que ser exhaustiva, se encontrará que el fenómeno se ha repetido por cualquier sitio donde haya pisado este enorme músico, escritor y alquimista, conjurador de demonios interiores que no ha hecho mejor cosa que exteriorizarlos mediante arte, y permítanme agradecer enormemente que haya sido de esta manera, pues hemos sido testigos de un directo que no hará más que ganar adeptos en donde se plante.
Realmente todo concierto comienza cuando el músico prepara la maleta, sube al autocar y comienza a andar hacia el escenario (advertir que este andar puede llevar a recorrer cientos de kilómetros en una jornada); cuando se llega al recinto y comienza la labor de bajar los instrumentos, preparar y conectar amplificadores, pedales, hacer las primeras pruebas, luego toda la banda junta, descanso breve y de nuevo al escenario. Ser testigo de ello puede ayudar a dar una pincelada de lo que esperará por la noche, pero a pesar de que ya desde la tarde, cuando el sol pegaba sobre el escenario preparado para este nuevo concierto del ciclo Nocturama, se anunciaba un buen concierto, no alcanzamos a vislumbrar el resultado de este viaje, cuando Julio de la Rosa nos permitió ser los ‘espectadores’, cuando por un par de horas fuimos todos un espacio enaltecido dentro de ‘La Herida Universal’.
Julio de la Rosa en Nocturama
No recuerdo la hora en la que comenzó el concierto, pero recuerdo que duró mucho más que cualquier otro concierto del ciclo, o al menos eso lo pareció. Éramos un público ansioso, con ganas, y es difícil decirlo, pero nos quedamos bastante satisfechos después de la hora y media larga, en la que Julio de la Rosa, acompañado de cuatro músicos (entre ellos David Cobas y Abraham Boba) desgranó un largo setlist que contó con un par de bises excelso o ¿quién recuerda un bis que dure nueve temas?
Los primeros cuatro temas ‘Tan amigos, Entresemana, La cama y Una mierda de canción’ discurrieron rápidamente, o ágilmente, como mejor quiera uno pronunciarse, finalmente sirvieron para acomodar sobre la mesa lo necesario para disfrutar; llegó entonces ‘Violines de noche’, tema que Julio aprovechó para presentar rápidamente a sus músicos, momento en el que intenté recordar la última vez que había visto algo así, en un directo, sin que fuese penoso, pensado de tal manera y seguramente porque me he juntado con otros músicos que califican esto como algo ya pasado o pretencioso, ahora mismo pienso que quizá deberíamos aprender el modo correcto, pues vimos la manera de cómo hacerlo en directo; más actual que nunca, imposible.
‘Qué hacéis que no están en la playa’, pregunta el gran personaje de la noche sobre el escenario, interpreta ‘Caradura’ single de ‘El Espectador’ (2008) y comienza la fiesta sobre el escenario ‘vamos a meter la pata hasta que no quepa más’ nos canta Julio y ya con la energía necesaria movemos el cuerpo tímidamente (no como quienes miran el concierto en primera fila, desde la esquina norte se nota que están ya dándolo todo), aplaudimos, miramos hacia ambos lados, nerviosos quizá porque vean el entusiasmo que no hace más que crecer y contagiar; en un momento pienso en un templo cayendo en pedazos y es esta canción la culpable: un tema que tumbaría un templo, con esa energía nos canta entonces ‘Sexy, sexy, sexy’ y ya para entonces no importa sentirnos un poco así; canta Julio y lo somos todos un poco, él sobre el escenario, esa chica y sus piernas, el modo en el que se besan aquellos dos, la manera en la que el guardia de seguridad desea estar en primera fila, la manera en la que nos ha escuchó esa noche la luna.
Julio de la Rosa en Nocturama
Llegó entonces ‘El Traje’ y una precisa maquinaria rítmica (con Julio y su voz: ‘sin ti yo pierdo la memoria, no sé qué hice hoy, ni sé porqué me odias’), ‘es así como debe sonar una banda en directo’ me pasa por la cabeza, llega entonces esa envidia cuando uno mira a alguien que está admirando, cuando uno desea ser otro. Una última canción antes del primer bis. Aparece entonces un discreto bolero ‘Canción de guerra’ y mientras cantamos junto la banda, la música disminuye, termina esta primera parte del concierto mientras aplaudimos con fiebre sexy y esperamos inquietos el bis.
Entonces se desató algo que no pudo más que contenerse a duras penas. ‘Nadie dijo nada’ diría Julio segundos más adelante. Nosotros nos entregaríamos entonces para ser parte de un desmadre descomunal
Quién no recuerde a El Hombre burbuja, por favor, pinche en este enlace (les llevará a Spotify) y repase a profundidad el trabajo que realizaron en sus tres discos. No hablaré del trauma personal que pasé en aquel 2003 cuando el grupo entonó a viva voz ‘El Hombre Burbuja ha muerto, viva El Hombre Burbuja’. Desde ese momento Julio comenzó una carrera alterna, siempre apegadísima a ese universo desenvuelto que nos presenta mediante libros y canciones; en algunos de sus conciertos interpreta temas de aquella mítica banda que nos hace suspirar a más de una horda.
Regresó junto a la banda para interpretar ‘Kill de mosquito’ fábula postmoderna de la industrialización, el consumo, el poder, todo aquello que viene de esos ‘hombres de negro’; quienes estábamos en la alambrada brincamos a la pista, nos acercábamos y mirábamos al de al lado para descubrir decenas de voces con el tiempo suficiente para decir: ‘kill the mosquito’. Le precedió una delicia para amantes de El Hombre burbuja: Rey Mugre.
‘Mejor fuera’ debería ser considerado uno de los mejores diez temas escritos por una banda de rock/pop en España, es más, entre las mejores cinco. Las mejores Tres. Las mejores… Un tema fuera de serie, iluminado. Venas fuera, dolor fuera, todo mejor fuera. Es un exorcismo en directo ¿cómo cojones puede interpretar esto Julio sin caer abierto en caudal? Si nosotros, como público, temblamos verso tras verso; porque también hay que adjuntarlo: este tema es un poema completo, redondo. Es una obra definitiva.
Julio de la Rosa en Nocturama
Estoy agotado, justo ahora. En los cascos acaba de terminar ‘Mejor fuera’ y ya suena ‘Otro de sus juegos’, tema incluido en su primer disco solista: M.O.S. (2004) y que continúo con el concierto; llegaría después ‘El Monstruo nunca duerme’, del mismo disco. Agotado al regresar a esa noche, abrazado de no sé quién carajo, fundidos todos en un abrazo masivo.
Toda buena historia tiene que tener una buena mentira. La de esta noche, en la historia de la cual fuimos parte, quisimos mentirnos comunalmente que el concierto terminaría con un baile, desenfreno, incluso una orgía comunal habría sido lo suyo, todo por el derroche de sexualidad y amor que recorrimos en estas casi dos horas de concierto; quizá quisimos creer que ‘Mi rulot and I’ sería el último tema, que debíamos bailar y caer ahí mismo, sin más. Pero como en toda buena historia, tendríamos aún un par de sorpresas.
El siguiente tema: ‘Las Camareras’ de La Herida universal ya era un regalo extra que nos ofrecía la banda. Recuerdo escribir en una de las reseñas de este Nocturama 2011 sobre una banda que no tuvo un mínimo gesto con su público, aquí fue lo contrario ¡excesivamente contrario! Terminaron el tema, agradecieron tímidamente y bajaron del escenario, momento en el que aprovechamos para respirar un poco, comentar rápidamente con el vecino el ‘pedazo de concierto’ que habíamos visto, esperar a que comenzase a despejarse el área para salir, quizá por una cerveza, quizá para tomar un poco de aire, pero no tuvimos siquiera tiempo de eso; la banda regresó por completo para decirnos un mensaje claro, que habíamos quizá intuido pero que no pudo ser más claro de otra manera. Del segundo disco de El Hombre burbuja tocaron ‘Por Qué No?’ ahí tomaron nuestras últimas energías, los últimos gritos y aplausos, habían hecho con nosotros y nosotros con ellos. La intimidad llegó en formato directo.
Terminó el concierto. Continuó la noche, cada uno follando a su manera.
Hace un par de años le pedí a Julio que hiciera un pronóstico para el 2012. Cuando llegue el momento desvelaremos si lo que dijo se cumple o no. Por mi parte me arriesgo a hacer de brujo para adivinar algo que pase en algunos años: Este hombre/alquimista/creador trascenderá su tiempo.
Si quieres puedes seguir a Iván Vergara en Twitter

Facebook - http://www.facebook.com/decomedula
 Twitter - http://www.twitter.com/_Appu_
 Youtube - http://www.youtube.com/decomedula
 Correo - decomedula@hotmail.com

 ENTRA EN LA EDITORIAL QUE HEMOS CREADO PARA ABRIR NUEVOS CAMINOS EN TORNO AL MUNDO DE LA EDICIÓN: HTTP://WWW.EDITORIALULTRAMARINA.COM
Share:

0 comentarios:

5.17.2012

Crónica: Julio de la Rosa en Nocturama 2011


Julio de la Rosa en Nocturama

07.09.2011 | Crónicas | Iván Vergara
  • Facebook
  •  
  • Twitter
  •  
  • Meneame
  •  
  • Digg
  •  
  • Google Bookmarks
  •  
  • Tumblr
  •  
  • email
  • Share
Iván Vergara / Fotos: Iram Martínez. Desde hace algunos días, después de haber presenciado el concierto del jerezano Julio de la Rosa, comenzaron a aparecer frases por diversas redes sociales del tipo: ‘el mejor concierto del Nocturama’, ‘un placer ver tu concierto en Nocturama’, ‘embobada me tuviste anoche’, ‘el mejor (y más largo, ole) de Nocturama 2011’ en apariencia podrían parece halagos de fans que asisten a una presentación más de su autor favorito, pero cuando se realiza una breve búsqueda, no tiene que ser exhaustiva, se encontrará que el fenómeno se ha repetido por cualquier sitio donde haya pisado este enorme músico, escritor y alquimista, conjurador de demonios interiores que no ha hecho mejor cosa que exteriorizarlos mediante arte, y permítanme agradecer enormemente que haya sido de esta manera, pues hemos sido testigos de un directo que no hará más que ganar adeptos en donde se plante.
Realmente todo concierto comienza cuando el músico prepara la maleta, sube al autocar y comienza a andar hacia el escenario (advertir que este andar puede llevar a recorrer cientos de kilómetros en una jornada); cuando se llega al recinto y comienza la labor de bajar los instrumentos, preparar y conectar amplificadores, pedales, hacer las primeras pruebas, luego toda la banda junta, descanso breve y de nuevo al escenario. Ser testigo de ello puede ayudar a dar una pincelada de lo que esperará por la noche, pero a pesar de que ya desde la tarde, cuando el sol pegaba sobre el escenario preparado para este nuevo concierto del ciclo Nocturama, se anunciaba un buen concierto, no alcanzamos a vislumbrar el resultado de este viaje, cuando Julio de la Rosa nos permitió ser los ‘espectadores’, cuando por un par de horas fuimos todos un espacio enaltecido dentro de ‘La Herida Universal’.
Julio de la Rosa en Nocturama
No recuerdo la hora en la que comenzó el concierto, pero recuerdo que duró mucho más que cualquier otro concierto del ciclo, o al menos eso lo pareció. Éramos un público ansioso, con ganas, y es difícil decirlo, pero nos quedamos bastante satisfechos después de la hora y media larga, en la que Julio de la Rosa, acompañado de cuatro músicos (entre ellos David Cobas y Abraham Boba) desgranó un largo setlist que contó con un par de bises excelso o ¿quién recuerda un bis que dure nueve temas?
Los primeros cuatro temas ‘Tan amigos, Entresemana, La cama y Una mierda de canción’ discurrieron rápidamente, o ágilmente, como mejor quiera uno pronunciarse, finalmente sirvieron para acomodar sobre la mesa lo necesario para disfrutar; llegó entonces ‘Violines de noche’, tema que Julio aprovechó para presentar rápidamente a sus músicos, momento en el que intenté recordar la última vez que había visto algo así, en un directo, sin que fuese penoso, pensado de tal manera y seguramente porque me he juntado con otros músicos que califican esto como algo ya pasado o pretencioso, ahora mismo pienso que quizá deberíamos aprender el modo correcto, pues vimos la manera de cómo hacerlo en directo; más actual que nunca, imposible.
‘Qué hacéis que no están en la playa’, pregunta el gran personaje de la noche sobre el escenario, interpreta ‘Caradura’ single de ‘El Espectador’ (2008) y comienza la fiesta sobre el escenario ‘vamos a meter la pata hasta que no quepa más’ nos canta Julio y ya con la energía necesaria movemos el cuerpo tímidamente (no como quienes miran el concierto en primera fila, desde la esquina norte se nota que están ya dándolo todo), aplaudimos, miramos hacia ambos lados, nerviosos quizá porque vean el entusiasmo que no hace más que crecer y contagiar; en un momento pienso en un templo cayendo en pedazos y es esta canción la culpable: un tema que tumbaría un templo, con esa energía nos canta entonces ‘Sexy, sexy, sexy’ y ya para entonces no importa sentirnos un poco así; canta Julio y lo somos todos un poco, él sobre el escenario, esa chica y sus piernas, el modo en el que se besan aquellos dos, la manera en la que el guardia de seguridad desea estar en primera fila, la manera en la que nos ha escuchó esa noche la luna.
Julio de la Rosa en Nocturama
Llegó entonces ‘El Traje’ y una precisa maquinaria rítmica (con Julio y su voz: ‘sin ti yo pierdo la memoria, no sé qué hice hoy, ni sé porqué me odias’), ‘es así como debe sonar una banda en directo’ me pasa por la cabeza, llega entonces esa envidia cuando uno mira a alguien que está admirando, cuando uno desea ser otro. Una última canción antes del primer bis. Aparece entonces un discreto bolero ‘Canción de guerra’ y mientras cantamos junto la banda, la música disminuye, termina esta primera parte del concierto mientras aplaudimos con fiebre sexy y esperamos inquietos el bis.
Entonces se desató algo que no pudo más que contenerse a duras penas. ‘Nadie dijo nada’ diría Julio segundos más adelante. Nosotros nos entregaríamos entonces para ser parte de un desmadre descomunal
Quién no recuerde a El Hombre burbuja, por favor, pinche en este enlace (les llevará a Spotify) y repase a profundidad el trabajo que realizaron en sus tres discos. No hablaré del trauma personal que pasé en aquel 2003 cuando el grupo entonó a viva voz ‘El Hombre Burbuja ha muerto, viva El Hombre Burbuja’. Desde ese momento Julio comenzó una carrera alterna, siempre apegadísima a ese universo desenvuelto que nos presenta mediante libros y canciones; en algunos de sus conciertos interpreta temas de aquella mítica banda que nos hace suspirar a más de una horda.
Regresó junto a la banda para interpretar ‘Kill de mosquito’ fábula postmoderna de la industrialización, el consumo, el poder, todo aquello que viene de esos ‘hombres de negro’; quienes estábamos en la alambrada brincamos a la pista, nos acercábamos y mirábamos al de al lado para descubrir decenas de voces con el tiempo suficiente para decir: ‘kill the mosquito’. Le precedió una delicia para amantes de El Hombre burbuja: Rey Mugre.
‘Mejor fuera’ debería ser considerado uno de los mejores diez temas escritos por una banda de rock/pop en España, es más, entre las mejores cinco. Las mejores Tres. Las mejores… Un tema fuera de serie, iluminado. Venas fuera, dolor fuera, todo mejor fuera. Es un exorcismo en directo ¿cómo cojones puede interpretar esto Julio sin caer abierto en caudal? Si nosotros, como público, temblamos verso tras verso; porque también hay que adjuntarlo: este tema es un poema completo, redondo. Es una obra definitiva.
Julio de la Rosa en Nocturama
Estoy agotado, justo ahora. En los cascos acaba de terminar ‘Mejor fuera’ y ya suena ‘Otro de sus juegos’, tema incluido en su primer disco solista: M.O.S. (2004) y que continúo con el concierto; llegaría después ‘El Monstruo nunca duerme’, del mismo disco. Agotado al regresar a esa noche, abrazado de no sé quién carajo, fundidos todos en un abrazo masivo.
Toda buena historia tiene que tener una buena mentira. La de esta noche, en la historia de la cual fuimos parte, quisimos mentirnos comunalmente que el concierto terminaría con un baile, desenfreno, incluso una orgía comunal habría sido lo suyo, todo por el derroche de sexualidad y amor que recorrimos en estas casi dos horas de concierto; quizá quisimos creer que ‘Mi rulot and I’ sería el último tema, que debíamos bailar y caer ahí mismo, sin más. Pero como en toda buena historia, tendríamos aún un par de sorpresas.
El siguiente tema: ‘Las Camareras’ de La Herida universal ya era un regalo extra que nos ofrecía la banda. Recuerdo escribir en una de las reseñas de este Nocturama 2011 sobre una banda que no tuvo un mínimo gesto con su público, aquí fue lo contrario ¡excesivamente contrario! Terminaron el tema, agradecieron tímidamente y bajaron del escenario, momento en el que aprovechamos para respirar un poco, comentar rápidamente con el vecino el ‘pedazo de concierto’ que habíamos visto, esperar a que comenzase a despejarse el área para salir, quizá por una cerveza, quizá para tomar un poco de aire, pero no tuvimos siquiera tiempo de eso; la banda regresó por completo para decirnos un mensaje claro, que habíamos quizá intuido pero que no pudo ser más claro de otra manera. Del segundo disco de El Hombre burbuja tocaron ‘Por Qué No?’ ahí tomaron nuestras últimas energías, los últimos gritos y aplausos, habían hecho con nosotros y nosotros con ellos. La intimidad llegó en formato directo.
Terminó el concierto. Continuó la noche, cada uno follando a su manera.
Hace un par de años le pedí a Julio que hiciera un pronóstico para el 2012. Cuando llegue el momento desvelaremos si lo que dijo se cumple o no. Por mi parte me arriesgo a hacer de brujo para adivinar algo que pase en algunos años: Este hombre/alquimista/creador trascenderá su tiempo.
Si quieres puedes seguir a Iván Vergara en Twitter

Facebook - http://www.facebook.com/decomedula
 Twitter - http://www.twitter.com/_Appu_
 Youtube - http://www.youtube.com/decomedula
 Correo - decomedula@hotmail.com

 ENTRA EN LA EDITORIAL QUE HEMOS CREADO PARA ABRIR NUEVOS CAMINOS EN TORNO AL MUNDO DE LA EDICIÓN: HTTP://WWW.EDITORIALULTRAMARINA.COM

No hay comentarios:

Patreon

Patreon
Crowdfunding

Recibe La Firma del Caracol

Why We O!

Era Hombre Era Mito Era Bestia

Era Hombre Era Mito Era Bestia
Nuevo Poemario, ya a la venta!

Gabinete Salvaje

Gabinete Salvaje
7ª Temporada

Contemporáneos

Contemporáneos
2ª Temporada - Sevilla

RCA / Recital Chilango Andaluz

Tienda Ultramarina

Tienda Ultramarina
Todos los títulos de nuestra editorial y más.

Blog Archive

Appu Fav´s Spotify

Appu Poemario en Descarga Gratuita

Entradas populares

Blog Archive

Páginas vistas en total